Usuarios

Somos una empresa de servicios y consultoría en ingeniería laboral, ambiental y energía.

El beneficio de la eficiencia energética en las organizaciones



Cuando hacemos enfoque en la economía de las empresas y las organizaciones, los profesionales recurrimos al análisis de la relación costo beneficio en la evaluación de proyectos destinados a la producción de bienes y servicios. Por tanto, al considerar la valoración de los recursos intervinientes en dichos procesos no debemos obviar la ecuación de cuánta energía nos insumirá cada unidad de producto. El impacto en el análisis de este axioma resulta de una combinación de factores que en las últimas décadas se han acentuado, y que los responsables de dichas organizaciones deben  contemplar a la hora de tomar decisiones de mediano y largo plazo: la escasez y la finitud de algunos recursos energéticos no renovables, el incremento de demanda de bienes en países emergentes, el dominio geopolítico en regiones claves y sus escenarios de conflictos, etc. son las piezas fundamentales del rompecabezas que supone, un horizonte de crisis energética global.
Consumo Mundial de Energía por Fuente. 1970-2025

Fuente: www.eia.dove.gov
Esta gráfica como tantas otras de organismos científicos y técnicos, nos dibuja una perspectiva de los recursos energéticos globales hoy disponibles, camino a la próxima década. Con lo cual podemos inferir que los gobiernos y las organizaciones públicas y privadas deberán actuar con firmeza en la implementación de cambios y reemplazos de mecanismos tecnológicos, instrumentales e incluso de hábitos y algunos paradigmas, para actuar de manera sostenible y elegir el camino de la eficiencia energética, más temprano que tarde (ver Informe Grupo II del V Informe IPCC del 31/03/14)
Leer mas…
En cuanto al plano local o regional, Argentina está inserta entre los países con incremento de demanda energética en los últimos años, pero con una realidad configurada por grandes limitaciones: ineficiencias en la distribución del sistema interconectado para el mercado eléctrico, una matriz con marcado porcentaje en el uso de gas natural, esquemas ineficientes en el consumo, ausencia de planes de desarrollo integral, diagnóstico, optimización, etc. Todo ello enmarcado con los ajustes financieros dispuestos recientemente sobre la quita de subsidios al gas natural, y posteriormente al consumo eléctrico.
Existen estándares y herramientas que con su implementación permiten la mejora continua en el desempeño energético y que se traduzca en  beneficios dentro del ciclo productivo o de funcionamiento en cada empresa, ente gubernamental (o la sociedad misma) maximizando el uso de sus fuentes energéticas y de los bienes relacionados con la energía. El caso del estándar ISO50001:2011 como sistema de gestión integrado, si bien tiene escaso desarrollo aún en la región, constituye a todas luces una salida para mitigar el costo energético.


En IL&A  Ingeniería Laboral y Ambiental S.A. hace más de dos décadas que trabajamos en Argentina y la Región, por la eficiencia y la competitividad de las empresas. El diseño de un proyecto de eficiencia energética comprende realizar relevamientos de los consumos de operación y funcionamiento de la infraestructura instalada en establecimientos, tanto públicos como privados. El alcance de esta auditoría energética (AEn) puede comprender: planimetría del edificio, estratigrafía de elementos opacos y transparentes, instalaciones eléctricas y gasíferas, lumínica artificial con consumos relativos, sistemas acondicionados frio-calor, etc.


Esta AEn permitirá la elaboración de diagnósticos sobre la situación integrada del sistema de consumo energético y consecuentemente detectar los yacimientos de ahorro de energía. Trabajando con protocolos estandarizados internacionalmente y apoyados con software y planillas de cálculos y control que  verifican los consumos eléctricos, no sólo en función de la potencia reactiva (coseno Fi) sino también de la tecnología aplicada en los dispositivos, y  detectar con ello aspectos mejorables en función de la gestión de uso: sobrecargas en el encendido de motores y equipos, por ejemplo. Complementariamente se trabaja en simulación mediante software internacional de consumos de energía primaria para invierno conforme a Norma UNI TS 11300-1 Energy Performance of Buildings – Part 1 y Part 2 (alternativa local IRAM 11900, según el caso a relevar) tendiente a elaborar conclusiones y recomendaciones adecuadas para un Sistema de Gestión Ambiental Energética en la organización.

 

Finalmente, estaremos de acuerdo que en este siglo el hombre gira extremadamente entorno a la disponibilidad directa de la energía: para su calidad de vida, su salud y hasta de la supervivencia misma. Dependencia que se replica obviamente en el desarrollo económico y su horizonte de crecimiento. Es primordial entonces actuar con criterios de cooperación en dos factores claves: la administración  del consumo, adecuando nuestras necesidades en el marco de una economía sostenible y un mundo más equilibrado. Y por cierto en  la optimización  de la energía, que podemos alcanzar con los sistemas de eficiencia.
Un ejemplo práctico y cotidiano: nos disponemos realizar un viaje en nuestro automóvil ¿es realmente importante o imprescindible hacerlo? (control de la demanda) y si lo hacemos, ¿controlamos nuestra forma de conducir para consumir menos combustible? (optimización)

Clientes