Usuarios

Somos una empresa de servicios y consultoría en ingeniería laboral, ambiental y energía.

Nuevos estudios de contaminantes


El estudio y detección de los contaminantes físicos y químicos es una de las aéreas de Higiene y Seguridad que más avance registra estos últimos años. Un ejemplo de esto es el estudio del polvo total y respirable en ambientes de trabajo, más precisamente el análisis de la presencia de sílice en el mismo.
Hasta hace pocos años en los estudios se cuantificaba la cantidad de sílice libre que había en una determinada muestra de polvo. Hoy esto ya no es suficiente porque está demostrado que lo que antes tomábamos como sílice total lo podemos descomponer en tres fracciones: cuarzo – cristobalita y tridimita, siendo el cuarzo el que ocasiona la enfermedad conocida como silicosis.


Esta preocupación por mejorar y  profundizar el los estudios se debe a que millones de trabajadores cada año están expuestos al cristal de silicio, que los pone en riesgo de desarrollar silicosis, cáncer de pulmón, enfermedades renales y pulmonares obstructivas crónicas. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (Occupational Safety and Health Administration, OSHA) anunció la propuesta de una norma para reducir esos riesgos. La propuesta actualizaría el actual límite de exposición permisible (PEL), fijado hace más de 40 años. La exposición al polvo de silicio en el aire se produce en actividades que implican corte, aserrado, perforación y trituración de hormigón, ladrillos, bloques y otros productos de piedra, y en otras que utilizan productos de arena, tales como en la fabricación de vidrio, fundiciones y chorro de arena. "Cada año, los trabajadores expuestos no sólo pierden su capacidad para trabajar, sino también para respirar", dijo el Secretario Adjunto de Trabajo, Dr. David Michaels, director de OSHA. "Se espera que esta propuesta evite miles de muertes por silicosis - una enfermedad incurable y progresiva -, así como el cáncer de pulmón y otras enfermedades respiratorias y renales". Basado a un amplio análisis y revisión científicos, esta norma ahorraría cientos de vidas al año y evitaría 1.600 nuevos casos anuales de silicosis.

 

Clientes