Usuarios

Somos una empresa de servicios y consultoría en ingeniería laboral, ambiental y energía.

Por qué practicar inventario de gases GEIs


Las concentraciones observadas de CO2 superaron el umbral de 400 partes por millón en varias estaciones de Vigilancia de la Atmósfera Global - WMO

 

Últimos 800.000 años con períodos glaciales e interglacial
ILA News - ICE CORE DATA


Las concentraciones observadas de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera han sobrepasado el umbral simbólico de 400 partes por millón (ppm) en varias estaciones de la red de la Vigilancia de la Atmósfera Global de la Organización Meteorológica Mundial. Esta es una llamada de atención respecto al incremento constante de este gas de efecto invernadero (GEIs), que es liberado a la atmósfera mediante la combustión de combustibles fósiles y otras actividades humanas, y es la causa principal del cambio climático. El dióxido de carbono permanece en la atmósfera durante miles de años, reteniendo calor y provocando un mayor calentamiento de nuestro planeta, lo cual incide en todos los aspectos de la vida en la Tierra.
El 9 de mayo de 2013, se registró un promedio de concentración diaria de dióxido de carbono en la atmósfera de Mauna Loa (Hawái) de 400,03 ppm, según la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA) de Estados Unidos de América (http://www.noaa.gov/). Mauna Loa es la estación de medición atmosférica continua más antigua del mundo, por lo que se considera un lugar de referencia en la Vigilancia de la Atmósfera Global.

En el contenido conceptual y la trascendencia de esta noticia global que publicamos, está la clave para la respuesta del título de la nota. 
Lograr la reducción y/o abatimiento de emisiones GEIs,  es una tarea que reclama la participación de todos los sectores, sobre una base de cooperación, entendimiento y solidaridad de alcance mundial. Para la sociedad toda, la mitigación del cambio climático (CC) representa un desafío y una oportunidad para introducir patrones más racionales y sustentables de producción y de consumo, cuyos beneficios se extiendan más allá de sus componentes climáticos. Leer Mas. . .
Por la importancia de las actividades que lo originan y por sus alcances y consecuencias, el CC no sólo constituye un problema ambiental sino, también y sobre todo, un problema de desarrollo, con profundos impactos potenciales en la sociedad, la economía y los ecosistemas. 
Precisamente la determinación del inventario de gases y el cálculo de la huella de carbono,  parecen ser una herramienta que usarán los países desarrollados para forzar a los países emergentes a implementar medidas de mitigación. Estos instrumentos pretenden describir el impacto total que una organización tiene sobre el clima en relación a las emisiones GEIs a la atmósfera; entendiendo que dicho concepto engloba a organizaciones privadas, entidades de la administración pública y entes gubernamentales, y a las organizaciones sin fines de lucro (ONGs), entre otras.
Las mediciones pueden ser “emisiones per cápita” (Emisiones GEIs totales país / Población), “huella de carbono por habitante” (Emisiones asociadas a las actividades de los habitantes de un país o región) o “huella de carbono por producto” (Emisiones asociadas a la producción de bienes y servicios).
La huella de carbono también se aplica para estimar el impacto de emisiones GEIs para actividades determinadas, como puede ser acontecimientos, jornadas o eventos, y además en actividades gubernamentales o del sector público.
Con el objetivo de cuantificar dicha huella, debe aplicarse un determinado protocolo de estimación y contabilidad de emisiones de GEI, las que comprenden los denominados gases CO2 equivalente (CO2 eq), que incluye los seis gases de efecto invernadero contemplados en el Protocolo de Kyoto (PK): dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido de nitrógeno (N2O), hidrofluorocarburos (HFC), perfluorocarburos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).
Dentro de esas metodologías de aplicación internacional, en los países y organizaciones más avanzados, nuestra empresa IL&A  Ingeniería Laboral y Ambiental S.A. aplica los componentes de la norma ISO 14064, parte 11, y la norma ISO 14069  que constituyen la Guía para la aplicación de la ISO 14064, parte 1. Esta norma fue desarrollada de acuerdo a los lineamientos del protocolo Greenhouse Gas Protocol (GHG Protocol) 2,emitido  por el World Resources Institute y el World Business Council for Sustainable Development (Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sustentable y junto al Instituto de Recursos Mundiales). Se trata de uno de los protocolos más utilizados a escala internacional para entender, cuantificar y gestionar las emisiones de GEIs. Ambos documentos constituyen las referencias más importantes en esta materia.
El “inventario” contabiliza todas las emisiones en los límites definidos de la empresa o sea que contabiliza las emisiones de las actividades que la empresa es directamente responsable. La “huella de carbono” en cambio, se refiere al ciclo de vida de un producto o servicio desde la cuna hasta un determinado punto. De esta manera se trasciende los límites de la empresa inventariada, porque es necesario analizar toda la cadena, lo que resulta más complicado al depender de datos de otras organizaciones (Pej. cuando intervienen  insumos importados) 
Los eslabones de la cadena deben informar sus emisiones al siguiente, y las estimaciones deben ser practicadas con los mismos protocolos o estándares para poder adicionarse.
En el marco del PK, los países que están obligados a reducir sus emisiones de GEIs deben realizar fuertes esfuerzos para producir bienes y servicios con bajo nivel de emisiones. Esto muchas veces está asociado a implementar medidas y acciones que aumentan sus costos de producción, por ello el business as usual (mantener el nivel de emisiones, dejar todo como está) nos ha condenado a economías muy intensivas en carbono. Sería razonable pensar entonces que lo que ya se está dando a nivel de países centrales, en un futuro cercano se exigirá a los productos que estos países importan, que calculen su huella de carbono, que intentarán establecer límites admisibles de huella de carbono de los productos que importen, y quizás también utilizar esta herramienta para “forzar” a los países emergentes como Argentina, a tomar acciones de mitigación de GEIs.
En ese escenario planteado, tendríamos que las empresas que son netamente exportadoras, encontrarán  limitaciones para vender sus productos por las exigencias de sus clientes o las barreras de los países que importan. A su vez, empresas que actúan en mercado interno, podrían tener exigencias por legislación tendiente a una economía menos intensiva en carbono. Al igual que las proveedoras de insumos deberán contar con la huella de sus proveedores para calcular la de un producto exportable.
En definitiva, la aplicación de políticas a partir del levantamiento de un inventario de GEIs refleja
una visión empresarial en línea con los tiempos por venir. Mediante la medición, el control y la eventual reducción de sus emisiones, los agentes económicos pueden mejorar las condiciones ambientales locales y su competitividad a escala nacional y global, a la vez que contribuyen a la resolución de un grave problema global, de escala aún impredecible.
En efecto, reducir emisiones GEIs lleva aparejados importantes beneficios: 


•    limitación de las emisiones tóxicas 
•    mejoras en la salud y los ecosistemas 
•    ahorros económicos por eficiencia energética o introducción de nuevos procesos 
•    promoción de fuentes renovables de energía y consecuentes ahorros
•    preparación frente a la evolución de la matriz energética en Argentina y la Región
•    actuación temprana frente potenciales limitaciones a productos exportables
•    identificación de oportunidades para participar en mercados de carbono (MDL) 
•    mejoramiento de la posición competitiva y estratégica para el desarrollo sostenible, de la propia empresa y del país.

Por su interés en estas herramientas y metodologías, estamos dispuestos a atender su consulta. En IL&A  Ingeniería Laboral y Ambiental S.A. hace más de dos décadas que trabajamos en Argentina y la Región, por la eficiencia y la competitividad de las empresas.
J. L. Rodríguez Bosco - Cba. Julio 2013

 

Clientes