Usuarios

Somos una empresa de servicios y consultoría en ingeniería laboral, ambiental y energía.

Segundo cráter misterioso en el permafrost del 'fin del mundo' siberiano

 


 

 

Dos nuevos agujeros en la superficie helada de los confines árticos de Siberia han sido localizados por los científicos, provocando más intriga acerca de los motivos de su formación.

 

Al igual que el primer agujero detectado hace unas semanas, el segundo se encuentra en la península de Yamal - conocida por los lugareños como "el fin del mundo" -. Se encuentra a unos cientos de kilómetros de la primera, cerca de una enorme planta de extracción de gas en Bovanenkovo.

 

Un diputado del parlamento regional, Mikhail Lapsui, ha examinado este último fenómeno. "Volé en helicóptero para inspeccionar este embudo el sábado 19 de julio", dijo a Siberian Times. "Tiene un diámetro de unos 15 metros. "Hay tierra arrojada fuera, como si se hubiera producido como consecuencia de una explosión subterránea".

 

Según los residentes locales, el agujero se formó el 27 de septiembre pasado. La directora científica del Instituto de la Criosfera de la Tierra, Marina Leibman, dijo a la web URA.RU: "He oído hablar del segundo agujero de Yamal, en el distrito de Taz, y ví las fotos. Sin duda, tenemos que estudiar todas estas formaciones. Es necesario que seamos capaces de predecir su aparición. Cada nuevo embudo proporciona información adicional para los científicos".

 

En cuanto al origen del primer cráter, el arqueólogo del Centro Científico de Estudios Árticos en Salekhard, Andrei Plekhanov, que lo investigo 'in situ' considera que el metano liberado por el permafrost causa estos hundimientos.

 

Las concentraciones de este gas en el aire superan el 9,6 por ciento, cuando lo habitual es el 0,000179%, informa Nature. La expulsión de metano se asocia con veranos anormalmente cálidos en 2012 y 2013 que han afectado a la estructura del suelo permanentemente helado de la zona.

 

El tercer cráter se encuentra en la Península de Taymyr, al este de Yamal, en la región Kransoyark. Fue descubierto accidentalmente por los pastores locales. El embudo es un cono perfectamente formado, dicen los lugareños que están desconcertados por la forma en que se formó. Su profundidad se estima entre 60 y 100 metros y su diámetro - es de más de cuatro metros.

 

Fuente: europapress.es

Clientes